lundi 14 août 2006

La perfección

Siempre estamos aspirando a la perfección, principalmente ajena.

El príncipe azul (p princesa) que nos ame incondicionalmente, que sea inteligente, creativo, con sentido del humor, fiel, respetuoso, cariñoso, que nos sorprenda con un regalito espontáneo (poco importa si no es más que un super 8), que nos mire embelesado (z?) pero que no acapare nuestra libertad personal, que nos tenga como 1ª prioridad en la vida, pero que sea independiente, que su paciencia sea infinita, especialmente frente al S.P.M, que adivine nuestros pensamientos antes que nosotras mismas los tengamos claros, que nos motive y apoye intelectual, laboral y cotidianamente, que nos encuentre hermosas cuando estamos recién despiertas, que sea romántico pero no cargoso, que tenga caracter firme y fuerte, pero no intente dominarnos, que tome la iniciativa (donde quedó la época en que lo normal era que "ellos" tomaran todas las iniciativas??) sin acaparar todas las ocasiones, que se lleve bien con nuestras amiguis y ojalá tenga amigos "similares" paea presentarle a las chiquillas y hacer grupito, que sea atento y ubicado con nuestra familia (eso siempre ayuda), que sea sano (pero no fome!!) y le gusten los niños, que no tenga rollos sin elaborar pero que no sea un simplón tampoco, que no sea machista pero que no pierda la cortesía y encanto, que sea generoso sin ser despilfarrador, que tenga algún talento artístico, por ejemplo, en el que podamos ser su musa, que sea trabajador pero no trabajólico, soñador, pero no iluso, gentil pero no complaciente, que le vaya bien en la pega pero que no sea exitista, que sea guachón...

Todas hemos querido encontrar uno así (con las variantes personales evidentemente) y yo me pregunto, sin embargo, dada la capacidad humana de tener conciencia de uno mismo, misma capacidad que nos hace aspirar permanentemente a la perfección y nos mueve a la superación de nuestros defectos desde la evidente inconformidad en que nos deja sabernos pifiados y carentes, ¿hay alguna posibilidad que, si consiguiéramos tener a nuestro lado a este ser perfecto, pudiéramos vivir tranquilos con conciencia cruda y evidencia encarada de todas nuestras múltiples fallas y defectos en permanente confrontación con la realidad de lo perfecto, en la forma de "príncipe azul"?

Yo no sé si podría aguantar.... ni siquiera sé si soy aguantable...

16 commentaires:

Antoinette a dit…

Uyy! qué difícil la has puesto, porqué sí, yo al menos dentro de una idealización general del macho, aspiro a todo esto que listas, pero a la vez soy conciente que no lleno las mismas expectativas. Y qué hacer con Don Perfecto, en ese caso? O más bien, que hace él con una que es tan poco perfectible?
Mmmm, de cualquier forma me gustaría uno así ;)

bacio!

Mis Nuevos Aires a dit…

Creo que todas buscamos al principe azul.. pero a medida que los años van pasando por una, por no decir comenzamos a ponernos viejas.. ya te das cuenta que ese hombre ideal solo existe en tu cabeza, o en tu gran imaginación.. La verdad me conformo con un hombre real, porque al momento de amarlo se volverà el hombe ideal para mi.. cuando me enamore de sus defectos..
Seré demasiado romántica?? es un buen indicio porque sigo sola..
Buen post..

Cariños!!

DINOBAT a dit…

Hola que tal?, bueno solo pasaba a saludar, la verdad está interesante el blog, nos leemos, saludos,


JD

invisible_soledad a dit…

Mmmm me porto tan grosera en mi blog que a la hora de visitar me vienen los remordimientos, pero en fin....

Yo no tengo un príncipe azul, ni siquiera una visión de éste. Me pasa al revés: me gusta alguien y me gusta no más, por una cosa de sentir, se mete en mi mente y me llena de imágenes que debo dibujar.... luego lo conozco y voy sintiendo que está bien, que conocerlo es casi un detalle, lo esencial ya ocurrió.

Pero creo que si tuviera un ideal de hombre y lo encontrara luego querría otro más ideal que el que tengo... (es nuestra naturaleza)...

Bitten a dit…

Argh... justo en el momento que ando de cínica. Creo que ese hombre para mí no existe... y eso que ni pido tanto como tu mencionas. Con que encuentre alguien que me entienda y que me acepta como sea - y importante; que me enamore - con eso ya es un gran avance... luego agregale inteligencia y buena conversación. Existirán esos? Y no es pregunta retórica...


je! suerte en encontrar el tuyo

Angel y Demonio a dit…

Pues bueno, sólo puedo aportarte con estos 2 links que tengo desde hace un rato (22 y 27 de mayo por si no funcan) leelos y me dices... es más o menos la idea, no? Te los dejo como "coemntario atingente". Besotes!

http://blaueschmetterling.blogspot.com/2006/05/vivir-en-un-cuento-de-hadas.html

http://blaueschmetterling.blogspot.com/2006/05/querido-pap-noel.html

nerd-son a dit…

Estimada señorita!!!
debo confesar: YO en algunos momentos soy insoportable!!!!
y agradezco al pulento/al de arriba/ohh my good......que me soportan!!!!!!
Salud-os con pipeños abstemios

Martin Bolivar a dit…

No es bueno idealizar a las personas. Nadie es perfecto, firmado Nadie.

mademoiselle P a dit…

Antoinette, ese es el punto esencial... nosotras no ofrecemos perfección, no sé si haya derecho a exigirla ni fuerza para aguantarla...
nuevos aires, yo creo que la búsqueda de la perfección es intrínseca al hombre, pero creo que es imposible convivir con ella. El romanticismo es aire limpio en los pulmones cansados, claro que es un poco de neblina en los ojos también, pero que se le va a hacer!
Dinobat, saludos a ti tb. y gracias
invi-sole, remordimientos y culpa ;) Me parece que tomas enormes riesgos, debes ser extremadamente soñadora... (y debes ser muy llevada de tus ideas también :)
Bitten, encuentras "poco pedir" que te entienda y acepte y te enamore? ;) Seguro existen, la cosa es dónde?! (noo! siempre hay alguien apropiado)
Ángel, voy a ir a leer, gracias por complementar la idea
Nerd-son, ay, señor presidente, usté masca su chicle y pone cara de lesera y seguro derrite a su media mandarina (empiece desde ya a llenar los formularios para postularla a la santidad)
Martin, bienaventurados los humildes :)

Matizz a dit…

Je...yo tampoco se si sea aguantable, eso de la perfección me suena subjetivo, pensaré en ello, mientras tanto GRACIAS, por complementar mi noche erosionada, por la visita y por el buen post.

Tiempo es de comenzar en un nuevo campo.Abraxo

Sangre Ácida a dit…

Yo no busco un príncipe azul, porque el que creí encontrar se fue de mi vida de la menera más terrible dejándome con la desperación y el dolor más enorme que he sentido. Afortunadamente esa historia ya está solucionada en términos de madurez y aceptación. Y creo que aprendí la lección de no idealizar al ser amado, ellos como nosotras tienen sus pifias como describes.

Lo importante es vivir con lo que se tiene, lo bueno y lo malo, exponer todo el juego de cartas honestamente al otro en el sentido de decir quién soy, qué quiero de la vida y qué me gustaría contigo. Los príncipes azules solo existen en la cabeza de aquellas que no han entendido y valorado la importancia de un compañero real, de carne y hueso, aquel que la hace a una y el que una hace en la justa medida de las necesidades, deseos y tolerancias.

Los hombres en sí mismos con sus odiosas cosas son maravillosos, no tenemos que idealizarlos, no es necesario. Están ahí para ser descubiertos, porque ellos también tienen deseos de amar y ser amados.

mademoiselle P a dit…

matizz, claro que es super subjetiva la perfección, tanto como inaccesible e insoportable :)
sangre a., tienes completa razón... lo que sería de la adolescencia si uno ya tuviera esos criterios :) (claramente no sería adolescencia, no adolesceríamos.. a veces me muerdo la cola)

Lyla Bokà a dit…

por eso es que alguien decía una vez que amar es ver a la persona imperfecta como perfecta...

No hay soles en los ojos de mi amada;
De alambre y de carbón son sus cabellos;
No envidias al coral darán sus labios,
Y es morena la nieve de sus pechos.
Hay rosas en colores, rojo y blanco,
Mas ninguna florece en sus mejillas;
Y exhalan más delicias los perfumes
Que aromas de su aliento se destilan.

(una buena traducción de un soneto Shakespeare).

Pues si tuviéramos al lado al que nos hace aspirar... aspirar la alfombra, aspirar la casa, aspirar las cortinas...

Hiscariotte a dit…

¿Y para qué decías que quieres a ese hombre perfecto? ¿Para no desperdiciar el altar que tienes por ahí vacío? Yo y mis imperfecciones nos quedamos con las imperfectas (nótese el plural) jugando a que creemos en la perfección del orgasmo. Un abrazo.

Daniela a dit…

Pucha la lesera y esos donde estan mi querisisissima sita P...

Por ahora yo lo unico que pido es que me quiera y de verdad... ahh y si es factible que me haha nanai en el pelito :S

Cariños!!

Heredero de los Sueños a dit…

...Solo
Un
Saludo...

... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ...