lundi 31 juillet 2006

Cap. I "dónde está el piloto"

Señorita P viaja en avión. Ah! cómo le gusta mirar la tierra desde arriba...

Se sube "adelante" con la tripulación, en la enorme cabina del Hércules que la llevará de vuelta a la ciudad de la furia chilensis.

Señorita P es una niña aun, mira todo con sorpresa, los relojitos que hay a su lado derecho la tienen medio hipnotizada (en verdad no es tan niña, tiene 16, pero es pendejilla y posee una infinita capacidad de asombro).

Hace frio y es de noche. La patagonia chilena, en invierno, no es precisamente el lugar más acojedor del mundo, pero es bellísimo.

Mientras señorita P da golpecitos en los relojitos del avión, cuyas manecillas no dejan de dar vueltas como enajenadas, recuerda la vista del Estrecho de Magallanes. Recuerda los techos pintados de todas las casas, el chocolate artesanal, el frio de la P...., el viento helado, el dedo del pie de la escultura del Yagán que hay que besuquear para regresar ahí.

El estrecho de magallanes tiene el agua infinitamente azul. Había un pingüino parado a la orilla de la playa (playa de piedritas chicas, langüeteada constantemente por olitas enanas cuya tempratura ronda lo mortífero). Se detuvieron, bajaron a verlo y creyéndolo enfermo lo arroparon con una parka para llevarlo a las Pingüineras, a ver si se salvaba (en dicho sanatorio pingüinístico la recepción fue: -donde lo encontraron? r: a la orilla de la playa, en el estrecho. -salió sólo a la orilla o qué? r: aparentemente sí, estaba ahí todo quieto. -Ah! salió a morir entonces. FIN)

Entre pingüinos moribundos y relojes hiperventilados, se encontró de pronto en pleno vuelo rumbo al fin de las vacaciones...

Harta gente en la tripulación. Unos 8 señores con buzos de vuelo. El piloto está sentado lejos del "manubrio" (cómo se llama el volante de un avión?), echado para atrás con los brazos cruzados detrás de la cabeza.

Señorita P se duerme un rato. El sonido del motor es adormecedor y ella se relaja profundamente. Pbbrrrrrrrrr... (motor).

Despierta sobresaltada, el movimiento fue brusco: pareció como si hubieran caido en una bolsa de aire.. esa sensación le dio: como estar en un vuelo muy parejo y tranquilo y haber caido en un espacio de vacío. La guata le quedó entre los dientes. Pobrecita. El corazón no se le salió porque estaba la guata tapando la salida.

Oh! la tripulación parece dibujos animados, se mueven de un lado a otro muy rapidamente. El piloto se para con resorte, agarra a su copiloto de los hombros y lo saca cascando del asiento. Toma su lugar, se chanta audífonos o cosas electrónicas desconocidas y se queda ahí para siempre.

Se acerca un señor con su buzo de vuelo y su cara de amable histeria y dice a la señorita P "que lo siga, por favor". Le tiembla un poco la pera (mentón, para los no chilenos) y su buzo de vuelo está un poco sudado. Qué raro, si hace frío...

Señorita P ya no es pasajera v.i.p. ahora está en el compartimento de carga del Hércules donde viaja el resto de los pasajeros con sus caras llenas de ojos muy redondos y muy abiertos, a pesar que son como las 3 am.

No hay asientos en esta parte del avión. Hay unos tubos largos, se diría que parecen.. misiles... o será mucha tele? a la época, señorita P veía harta.

(señorita P -versión adulta 2.0- va en un rato más a la ciudad de la furia, así que se continua la historia después, a medida del acceso a internet)

17 commentaires:

ashestoashes a dit…

hola m.p. pues no lo sé, no soy warren zevon, pero para mi que no...que iba por otro lado...siempre va hacia el lado contrario...saludos y así...what a beautiful face I have found in this place
That is circling all around the sun
And when we meet on the cloud
I'll be laughing out loud...

Antoinette a dit…

Vaya aventura, tiene segunda parte?
Me sonó un poco a... la P. no será de Papelucho? :)

bacio!

pd: detestable turbulencia.

Hiscariotte a dit…

Qué envidia, un pingüino agonizante, una de esas postales que te da la vida en rarísimas ocasiones.

Un abrazo señorita P, disfruta tu viaje y tus turbulencias.

Daniela a dit…

Uhhh que miedo las turbulencias...
Asi que se fue de paseo mi querida P, ojala que lo pases bonito, que disfrutes el paseo, espero que nos cuentes despues como te fue.
Ahhh y saca hartas fotitos!!!

Besitos, cuidate, mucha suerte!!

nerd-son a dit…

que buena viajar a lugar unicos!!!
felicitacion

salud-os con pipeño frozen por elpequeño frio

¬DonKaoss ® a dit…

Que notable historia, me pregunto si habra una segunda parte?

cuidate y disfruta de esta posiblidad que tienes...te sigo leyendo

saludos cordiales

Mis Nuevos Aires a dit…

que buena!!! genial.. lo que es yo..pánico .. pánico a los aviones..

Muy buen historia!

Saludos!

DE PROPOSITO a dit…

Aqui estive olhando. Vou partir.
Fica bem.
Manuel

corazondesandia a dit…

me gustó mucho el cuento, o parte de la historia, tiene mucho, aunque no se si se inspira en él, de borges, su manía por el Sur, su deseo de morir en el sur, por algún suceso que solo en esos lugares pasan, donde está la pre cultura, aunque está sea la cultura como tal, algo por estilo.
saludos, y la conexión entre pinguino y misiles me encantó.

Turrexita a dit…

Heyyy se termino la historia o continua?

Espero la continuación..

Quiero conocer la Patagonia, aunque me recage del frio, quiero conocer los pinguinos y tambien Pta Arenas... Algún día.. algún día.. me digo a mi misma..

Saludos!!

Chai late a dit…

Chale con la turbulencia!!!

estoy esperando la segunda parte con ansias.

Abrazo fuerte!!!

Angel y Demonio a dit…

A mi la turbulencia me da dolor de guata, no es el hecho de morirse, sino el no alcanzar a hacer mas cosas... (cuando viajo tengo la cabeza llenade ellas.) Besos! Espero la continuación.

Neblina a dit…

Me hiciste recordar la vez que me vine para Minnesota, el viaje en general fue tranquilo, nada de turbulencias, lo más turbulento fueron los ronquidos de mi compañero de asiento, suerte que se bajó en Dallas y por fortuna tragué una eficiente pastilla para dormir, sino no habría aguantado el viaje. Adoro los aviones, te llevan a lugares soñados, a dónde siempre has querido ir, lo mejor es el despegue y el mirar el mundo como si fuera una caja de hormigas desde lo alto. Lo que si detesto son las filas que se arman en Aduana, malo pero necesario al fin.

Nos vemos, cuídate.

Elisa de Cremona a dit…

sólo vine a saludarte... y dejarte besos

Zebigleb a dit…

C'est si beau la terre vue du ciel !
Bises

Vampire a dit…

... interesante historia... solo pasaba a saludarte amiga... un abrazo y espero la seguynda parte

Bitten a dit…

La última vez que volé tuve el extraño pensamiento de 'estos podrían ser el último día de mi vida'. Qué raro, yo nunca pienso asi cuando vuelo.

Amo los pingüinos!!! Desde un encuentro hace unos 20 años los adoro. Pobrecito pingünino moribundo...

... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ...