dimanche 2 décembre 2007

Mala amiga

Tarde comencé a desarrollar las herramientas de defensa y todo por culpa de {mi amiga} la inocencia que estaba siempre conmigo influyendo mi comprensión del mundo, se me adhería, insistía en ser parte de mí como pierna o dedo. Ni ella ni yo entendíamos la maldad abstracta y gratuita (ni la justificada d'ailleurs).
Un día como a los 8 años (que distinta sería mi vida si hubiera pasado de los 7 a los 9) al terminar la clase fui a colgar mi delantal al perchero de la sala, igual como todos los demás niños de mi curso.
Me paré delante del ganchito metálico con forma de signo de pregunta -que hacía parte de todo un destacamento de ganchitos perfectamente alineados uno al lado del otro- atornillado en un listón a su vez pegado al muro; desabotoné mi delantal de cuadrillé blanco/azul, me lo saqué y estiré mis bracitos (iguales a toda yo-infante: impregnados de inocencia) para colgarlo.
A mi derecha, paradas observando, la Romina y la Ximena. Yo no las había visto hasta que sentí que mi pulgar derecho se enterraba en el ganchito metálico.
Al primer segundo razoné influída por la inocencia: no se han fijado que debajo de sus manos -que empujaban presionando el gancho- está mi dedo enterrándose en el fierro.
Las miro sin decir nada pero con ojitos de dolor para evidenciarles el descuido: ambas me miran directo a los ojos, ni sonríen ni pestañean, sé que se dan cuenta de lo que hacen y cuando ven que me duele lo suficiente... presionan con más fuerza.
Varios segundos después logro reaccionar y de un movimiento brusco quito mi mano de debajo de las suyas; me miro el dedo rojo, con pintitas de sangre. Me doy media vuelta y salgo de la sala. Los ojos llenos de lágrimas y mirando el suelo. La inocencia no vino a consolarme, no le dio un besito a mi dedo adolorido, a mi corazón adolorido, a mi entendimiento desconcertado. Por qué? qué hice yo? que hay de malo en mí?
Creo que ese día ella comenzó a alejarse de mí sin siquiera dar una explicación. Mala amiga la inocencia, no me ayudó a defenderme ni me explicó que a veces la gente hace daño porque sí no mas, porque no les importa...
Más de 20 años después la muy caradura a veces todavía trata de juntarse conmigo: se instala encima de mis ojos y me hace creer que no hay peligros ni riesgos en ese mundo de interactuar con las personas, pero tarde o temprano la clase de turno termina y yo, ordenadita y obediente (tonta de mí que no escarmiento), voy derecho al perchero a colgar mi delantal azul...



6 commentaires:

Rafa a dit…

Seguro ya sabes que es mejor andar desnudo por el mundo, mas sin engañarse ni esperar que el universo perverso, actúe como esperamos...











Baccio

Angel y Demonio a dit…

Mmmm ... don Rafa, creo que andar desnudo por el mundo es tentar al universo perverso, ya sabrás lo que le pasó a cristo!! XD

Geme, qué malas juntas, jajaja!! Podríamos hacer un recuento de inocentadas que tuvimos que mamarnos hasta que aprendimos a defendernos, glups!

Yo a la inocencia la mandé a la c* de su m* hace rato, pero a veces la echo de menos igual ... aunque no se para qué, si no cambia en nada el asunto. :/

Abrazo!

raindrop a dit…

Creo que a tu inocencia también le chafaron el día las inocencias rebeladas de la Romina y la Ximena. Quizás ella te estuvo buscando a ti para que la consolaras... Después de 20 años, deberíais hacer las paces. Que hay gente mala en el mundo, es algo que ya habéis aprendido las dos. Pero tienes que entenderla: ella es como una niña, no quiere crecer nunca...
(por cierto, me estremece esa sensibilidad tan exquisita que tienes para contar las cosas)
besos

Gen a dit…

Nunca es porque sí. Jamás la maldad es gratuita. Siempre hay una razón o varias.

Centrífugo a dit…

Tres reflexiones:

1. Jung (el de los arquetipos) realizando un ensayo sobre la maldad, llegó a la conclusión de que en un extremo, los actos malignos y los actos estúpidos son en realidad lo mismo. Es decir, la maldad extrema es, en el fondo, estúpida y, por asimilación, la estupidez extrema es, de suyo, maligna...

2. Dijo alguna vez Napoleón: En este mundo se puede pelear contra todo, contra cualquier enemigo, contra cualquier tiranía y contra cualquier injusticia. Pero luchar contra la estupidez es imposible...

3. "Hay que aprender a ver el pasado con indulgencia, el presente con alegría y el futuro con esperanza". Karol Woltjla.

La inocencia no es ingenuidad y la ingenuidad no es debilidad. Y la maldad en el fondo, siempre encierra una profunda tristeza.

Centrífugo Dixit

Abrazos Inocentes!

Invisible Soledad a dit…

Yo ni siquiera puedo articular una idea coherente luego de leer tu post.

Nada... es decir, todo.

Inocencia estúpida que odio...

... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ...