vendredi 22 décembre 2006

Escuela para padres

- Vengan niños! vengan!

La mujer temblaba mientras movía las sillas para que sus hijos -de 8 y 6 años- se sentaran a su lado. Tragaba saliva rapidito porque no quería llorar pero resulta que sus ojos se habían puesto gordos de tantas lágrimas contenidas. Estaba fuera de sí de una manera muy rara, como cuando las situaciones se tornan tan atemorizantes que ya ni siquiera vale la pena estresarse; una especie de sobredosis de adrenalina que la había dejado medio laxa.

Ella llevaba ya tiempo con depresión, se sentía inmensamente sola, desprotegida, incomprendida, fea, inservible, ignorada. Anhelaba tanto encontrar un poco de apoyo; quizás "aliados", sentirse perteneciente a algo, a alguien. Buscaba con angustia y desesperación a qué asirse...

Pensó en sus hijos, tan chicos, tan ignorantes de los dolores de la vida, tan limpios de egoísmos adultos, tan incondicionales, tan buenos... seguro ellos la apoyarían y se transformarían en su fortaleza. Ellos, de alma limpia. "Total son chicos, no entienden de estas cosas y lo que no se conoce no puede dañar", se decía a sí misma mientras los veía sentarse a su lado.

- Niños, siéntense aquí, tengo que decirles algo...

Los niños eran simplemente niños, no eran personas estúpidas ni insensibles, se daban perfectamente cuenta que la mamá llevaba mucho tiempo mal, llorando, triste. No lo hablaban entre ellos, no lo decían a los amigos, no lo decían a nadie pero sabían qué pasaba y les dolía y les ardía el pecho cuando escuchaban música tristona en la radio y corrían a cambiar la emisora para que la mamá no la oyera y no se pusiera a llorar.

- ¿qué pasó mamá? (miedo de la respuesta)
- Niños... ( silencio asqueroso, espeso, eterno )
- Su papá tiene una amante.


Nadie sabe lo que pasó inmediatamente después.

Como resultado posterior, quizás el niño lo bloqueó, quizás la niña lo transformó en herida permanente. La madre... probablemente olvidó el episodio o quizás no, pero ciertamente nunca supo ni dimensionó los efectos de su confesión en sus hijos. No la culpo, no existe una escuela para padres...

20 commentaires:

invisible_soledad a dit…

Creo que ésa madre estaba realmente fuera de sí.

Buscar apoyo en los niños es horrible... sin embargo es la realidad... no la juzgo, la entiendo.

La madre no tiene porqué proteger al padre, sólo informó algo que sucedía... no puedo pensar más ahora, pero no me parece del todo mal su actuar. Lo veo como un mecanismo de supervivencia....

Marcel Pommiez Aqueveque a dit…

Que buen cuento!


Un abrazo

javi a dit…

Qué triste historia... prefiero el cuento navideño!!!!!!!!!!!!!!



Muy feliz Navidad Señorita P!!!!!!!!!

marches! a dit…

santa madre de Dios!
traumas infantiles a la orden Oo!
jaja
felices fiestas señorita
chida su casa!

Negra a dit…

mmmm...creo que el trauma no es por lo dicho, más bien por lo visto, por la pena, por que ella le transpasó a sus hijos, todo eso que describes. Valdrá la pena? no sé, igual bueno tu cuento, pero me deja con un feo sabor.

En fin... Saludos, Mademoiselle P.

Angel y Demonio a dit…

Uf, fuerte la historia. Todos acarrean los suyo supongo... y la gracia está en saber equilibrar, aprender, y superar. Lástima que a veces se ponga tan complicado. :(

Besitos!

Hiscariotte a dit…

Lástima que no hay justamente una escuela para padres, o un manual decente por lo menos. Pero igual, esas con cosas que se aprenden al andar, cayendo y levantando y todo eso.

Un abrazo querida P.

mademoiselle P a dit…

Sole yo lo veo igual y tampoco la culpo, más bien creo que era una víctima de sí misma, ni siquiera sabía que estaba haciendo.
Marcel muchas gracias, otro para ti..
Javi gracias y feliz navidad a ti tb! quizás en pleno verano escriba un cuento navideño ;)
marches el tema ideal para el espíritu navideño, no crees? :P
negra yo igual creo eso. Las palabras son nada al lado de todo lo que había sido percibido antes de ellas. ¿un terroncito de azucar pa endulzar? :)
A&D es cierto ah, saber sopesar, equilibrar. Importante cosa no sobredimensionar ni subestimar...
Hiscariotte sip, es verdá y por esos vos serás uno excelente :P

Centrífugo a dit…

Cuando uno quiere comentar aquí, lo que lee es "X impertinencias" (sustituya "X" por el número de comentarios antes del suyo). El mío es sin duda una impertinencia, pues no viene a cuento con el cuento. Mademoiselle nos comparte una reflexión cruda sobre el dolor humano - acaso personal - y yo que había entrado para dejar un sencillo abrazo navideño me llevo más de lo que venía a dejar.

Es curioso como quizá en algunos surja ese deseo de "culpar" a alguien. ¿A la madre que ve su mundo entero desmoronarse? ¿A los hijos por tomarlo distinto? ¿Al padre sólo por un sólo comentario de la madre? Juzgar a otros es siempre un acto de soberbia. Siempre. Difícilmente nos juzgamos a nosotros con objetividad, ¿cómo juzgar a los demás?

Y sin embargo no hay otra manera de entender la realidad que juzgándola.

Le mando un fuerte abrazo Mademoiselle! Gracias por entrar a aquellos terruños y, sobretodo, gracias por hacernos mover al hámster que habita nuestro cerebro.

Nos leemos en enero.

Yreal a dit…

Es díficil la vida para muchos y en ciertos estados no hay mucho tiempo para reflexionar. Vivimos en una sociedad que pregona la verdad y exige el silencio. Todo depende del fin último de las cosas, si le dicen a sus hijos cualquier cosa para manipular la situación es totalmente deleznable. Si se les dice para evitar confusión es valido.Pero cuando es el momento correcto?

un abrazo

y

Felices fiestas y mejor año

Botellita de Jerez a dit…

En alguna parte leí que ser madre/padre y cagarla es lo mismo. Como no hay escuela para padres, y algunas personas no pueden ni con su propia vida (como una servidora) -peor con la de otro pobre ser indefenso-, siempre los/as hijos/as acabarán acusando a sus padres de inflingirles algún trauma por palabra, obra y/u omisión.
El consuelo es que nuestros hijos también la cagarán con nuestros nietos, y así, per secula seculorum...

Un abrazo enorme, Mademoiselle (de acá hasta la Patagonia, que se dé la vuelta por la Antártica, salga por allá por Australia, suba a la altura de Rusia, alcance Groenlandia y baje por las Antillas hasta acá -se consultó Google Earth para mayor precisión-), y mis mejores deseos en estas festividades.

mademoiselle P a dit…

centrífugo coincido con ti en la idea edl juicio.. no podemos evitar hacerlos, es nuestra herramienta de decodificación e interpretación de la realidad, no podemos conocer y acercarnos a ella sin mirar, evaluar y emitir un juicio... sin embargo demasiadas veces los hacemos a priori, cruel y sesgadamente... gracias a ti por tu aporte :) felices fiestas!
Yreal es muy dificil reconocer los momentos adecuados, quizás sólo detenerse un poquito a sopesar pros y contras puede ayudar, pero nada nos garantiza que no hagamos algo dañino o injusto.. abrazo y felicidades tb para ti!
botellita querida, me emociona tu recorrido por el globo -asesorada del fiel gogle- para entregar tan preciado regalito :) se lo devuelvo con muchísimo gusto y cariño... y tienes razón, el consuelo de las cagadas a futuro es recurrente para validar las nuestras jejeje

Daniela a dit…

Creo que generalmente se subestima la percepcion de los niños, creo entender muy bien eso de las heridas permanentes, porque aun tengo yayitas que quizas no deberia tener por culpa de los grandes y las cosas que tuve que ver y vivir cuando no debí hacerlo... los grandes pensaban que yo no veia, no sabia, y no sentia... equivocados estaban porque los niños son como esponjitas...

Pero bueno las cosas pasan por algo, y creo que de eso hay que aprender... y antes de las cosas malas que yo no debia ver-escuchar esta el tener muy n cuenta que los niños son muy inteligentes, unas verdaderas esponjitas y se dan cuenta de las cosas muy bien... el resto y contenido de lo mismo queda de leccion para no repetirlo cuando sea mas grande todavia.

Besitos P... que tengas una Feliz Navidad y excelente fin de año, siempre con la copa llena y bien en alto (tu cachai ;) jajaja)

suerte!

Daniela a dit…

ahh se me olvidaba decirte que habia tratado ene veces de postearte antes... pero resulta ser que blogger beta me odia aveces y no me reconoce el usuario y no me deja postear... menos mal ahora pude (justifico con eso en parte mi ingratitud, pero es verdad que vine a leerte antes :P)

Enrique SP a dit…

Paso a desearte que esta Navidad sea motivo de muchas alegrías y el Año Nuevo una esperanza de éxito y prosperidad.
Felíz Navidad

huelladeperro a dit…

1)El fracaso de los padres en el acto engendratorio debiendo ser asumido por los hijos ¿cómo se come eso?
2)La natural empatía, casi telepatía que une a un niño con su madre ya nunca volverá a ser la misma, una coraza de callo cicatricial crece bruscamente sobre la piel de los niños y los aisla del mundo sensible.
3)Ya nunca serán tan sensibles, y sólo algunas espinas fuertes podrán atravesar el cuero para herir la carne macerada.
4)La conciencia de que para ser personas plenas y realizadas, como siempre dieron por supuesto que serían, ahora tendrán como mínimo que superar la altura de la madre, ese gigante, Su fracaso...
5)El veneno de la irresponsabilidad (el ganador fue el padre, que no sufre, el irresponsable por partida doble) infiltrándose a lo largo de los años en su espíritu...
Lo que pasó inmediatamente...
Supongo que esos bruscos movimientos del alma que te cuento y quizá algunas cosas más.

Uf, vine bloggeando y me voy casi noqueado.
Gracias por quitar con tanto cuidado la tierra que cubre las heridas...
Una sonrisa triste pero valiente y un agradecido saludo desde las calles de París, donde quizá estemos gestando algo bueno; una revolución de los sin techo...

Bitten a dit…

Uyyyy estoy requete en contra de los padres se agarran a los hijos de aliados. Más que nada porque a mí me pasó, y que dejó heridas adicionales que considero no necesarios. Pero bueno, nadie es perfecto y en general creo que mi mamá hizo buen trabajo criandome.

Un abrazo

mademoiselle P a dit…

Dani yo tengo siempre esperanza, entre otras cosas, de no repetir conductas o reacciones que han tenido consecuencias empequeñecientes, limitantes en lugar de lo contrario.. pero aun desde la profundidad de los "por qué a mí" se puede sacr una lección muy útil, así que, finalmente, todo tiene un sentido, si sabemos sacarle provecho...
Enrique muchísimas gracias e igualmente :)
Huelladeperro y fíjate que yo creo que no se deja de ser sensible... yo creo que deja de mostrarse la sensibilidá hasta el punto en que vienen tus personas cercanas y te dicen "eres dura e insensible".. el choque interno en re-asumir la vida desde la frustración ajena, el peso de las taras de nuestros modelos de referencia se hace fregado y deforma, quizás para siempre, nuestra percepción de la realidá. El blog se me hace corto pa hablar del tema... Muchas gracias por tu comentario!

mademoiselle P a dit…

bittencita apareciste justo cuando estaba respindiendo :)
Ya ves que al final las consecuencias siempre puede ser positivas, tiene esa potencia.. claro, no vivirás agradeciendo el día en que recibiste ese tipo de heridas, pero seguro forjó en ti características que te dan forma o al menos base.. y se ve que el resultado es bueno. besitos!

Josée a dit…

wouahhh como dices no existe una escuela para padres. Pero igual de voy a decir lo que yo pienso. Yo pienso que los padres no se deben olvidar que son padres. los chicos tienen derecho de ser protegidos por lo menos por sus padres en primero. Hay demasiado egocentrismo (?) se dice ? de hablar asi a su nino es falta de amor, de generosidad. Feliz ano y todo lo que tu corazon deseo.

... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ... cave canem ...